EL GUERRERO

Hoy es el cumpleaños de EL GUERRERO!!! Él es mi esposo, amigo y compañero de aventuras; el mejor cómplice que uno pueda tener y el mejor papá que Dios le pudo regalar a JD.

Siempre le hago bromas sobre cómo será nuestra vejez y lo mucho que yo estaré disfrutando de los viajes y paseos de la tercera edad mientras él se quedará en casa mirando la televisión porque los demás viejitos no querrán a un Guerrero cascarrabias…jajajaja……. y es que al Guerrero le gusta guerrear no sólo ante la adversidad sino también en el diario vivir…jajajaja…es un hombre de carácter fuerte y testarudo pero al mismo tiempo es un hombre de un alma noble y lleno de amor para con todos los que le rodean.

El Guerrero ha tenido que lidiar con muchas cosas en su vida y le ha tocado superar innumerables obstáculos que lo han hecho ser la persona que es hoy en día, un hombre capaz de superar la adversidad, caerse y levantarse, pero sobre todo saber que no hay nada imposible de lograr. Su amor por la vida y su fe en Dios lo han hecho superar todas las pruebas que se le han presentado y eso no sólo nos hace admirarlo por su esfuerzo y tesón, sino que también lo convierten en ejemplo de fortaleza y superación para otras personas.

Y es que El Guerrero, en su lucha diaria por la vida tuvo que librar algunas grandes batallas entre las cuales se encuentran un accidente que tuvo a la corta edad de 17 años, cuando estaba empezando la flor de su juventud, el destino le jugó una mala pasada. Se quedó dormido en un carro, con el aire acondicionado encendido y todos los vidrios arriba, sin saber que el tubo de escape por donde sale el Monóxido de Carbono estaba picado y se metía por el conducto del aire acondicionado del automóvil. Así, sin saberlo, cayó en un profundo sueño del cual fue muy difícil despertar. Lo encontraron las autoridades al día siguiente, prácticamente muerto, sus signos vitales eran casi nulos, se lo llevaron al Hospital para que le dieran los primeros auxilios. Los doctores no daban ninguna esperanza de vida pero su familia no se conformaba con los dictámenes médicos. Sus tíos, algunos de ellos médicos también, llegaron al Hospital y lo examinaron. Uno de ellos le sintió el pulso y dijo que había esperanza de vida, así que lo cogieron y lo trasladaron a otro hospital con mejores equipos y especialistas que lo pudieran atender.

Para ese momento El Guerrero estaba en coma, tuvo que ser conectado a un respirador artificial y a un sin número de máquinas y aparatos hospitalarios para conservarlo con vida.

Su familia no se rendía a pesar de que todos los diagnósticos estaban en su contra, lucharon con todas sus fuerzas, con todos sus recursos y se apegaron con todo su corazón, todas sus esperanzas y toda su fe a que Dios y la Virgen les harían el milagro de que El Guerrero viviera.

Pasó un mes y medio desde el trágico accidente y El Guerrero permanecía dormido, oculto en otro mundo desde donde luchaba su más grande batalla por la vida. Mientras tanto, a su alrededor, cadenas de oraciones, misas, rosarios y los deseos constantes de pronta mejoría por parte de todos aquellos que lo conocían y apreciaban se hacían presentes en el día a día.

Una tarde, mientras su madre rezaba escuchó una voz que la llenó como un trueno y le preguntó: “Tú crees en mi?” y ella respondió: “Sí, yo creo en ti” y la voz le contestó: “Tú hijo vivirá y caminará”. Luego se desvaneció.

A los pocos días y contra los diagnósticos médicos, El Guerrero volvió a la vida, había librado victorioso su  batalla y regresaba a los suyos como regresan los Héroes después de ganar la Guerra.

Pero la Guerra aún no había terminado y El Guerrero debía librar varias batallas más todavía, su condición aún era difícil ya que al haber pasado tanto tiempo en coma su estado era “vegetal”, es decir, que no podía hacer nada, no hablaba bien, no se movía, no comía por sí mismo, no sabía ir al baño, en fin, había vuelto a nacer y tendría que aprender todo nuevamente. El área motora de su cerebro había sufrido daño por el Monóxido de Carbono que había entrado a su cuerpo y los doctores no daban muchas esperanzas de rehabilitación, pero después de haber visto a El Guerrero regresar a la vida, no se atrevían a hacer ningún juicio determinante porque sabían que estaban en presencia de un Milagro de Dios y que sólo él tenía el Poder y el control de todo lo que sucedería de allí en adelante.

Así pues, con la fe bien puesta y la esperanza erguida como estandarte comenzó El Guerrero sus terapias de rehabilitación, aprendió nuevamente a hablar, a escribir, a ir al baño, a comer, a vestirse, en fin, volvió a aprenderlo todo. Poco a poco todos sus sistemas se fueron reactivando, así como su memoria y comenzó a recordarlo todo. Al cabo de seis (6) meses de duras terapias y arduo trabajo en equipo (familia, hospital y paciente) se había recuperado en un 80%, sin embargo no podía caminar, estaba en silla de ruedas y no había ninguna seguridad, medicamente hablando, de que pudiese volver a caminar algún día.

El Guerrero comenzó a hacer su vida normal, mientras que iba y venía con asistencia en su silla de ruedas. Las terapias seguían diarias en todos los aspectos, lo que incluía terapia física y de rehabilitación. Luego de unos meses, sus padres decidieron llevarlo a donde otra terapista física que les recomendaron y ella fue otro angelito de Dios que con sus constancia, esmero, paciencia y dedicación, junto a las ganas, disposición y tesón de El Guerrero lograron que finalmente se pusiera de pie y abandonara la silla de ruedas.

Fue un largo camino el que tuvo que recorrer para llegar al día de hoy, fueron situaciones muy dolorosas las que tuvo que pasar tanto él como su familia para poder salir adelante ante la adversidad que se les presentó. Hubo días malos y otros peores, hubo sufrimiento tanto físico como mental, pero nunca hubo sufrimiento espiritual y ese espíritu incansable de El Guerrero fue lo que lo llevó a salir adelante cada día,  lo que lo hizo querer avanzar y luchar para recuperar nuevamente su vida y vivirla al máximo!!

Hoy, tengo el placer de celebrarle un año más de vida a este hermoso ser de luz, le doy Gracias a Dios y a la vida por haberlo puesto en mi camino, por ser ejemplo de perseverancia, de lucha, de tenacidad y un recordatorio constante de que Sí Se Puede!!

Feliz Cumpleaños mi Guerrero amado!!!

 

5 comentarios sobre “EL GUERRERO

  1. Lo máximo mi vecino hermoso! Yo lo conocí cuando nos volvimos vecinos, ya luego del accidente! Y soy testigo que es un ser perseverante y lleno de muuucho amor! Tanto que no le cabe en el pecho! Ya sabía la historia de su mamá! Cuando escuchó a Dios hablándole! Me la contó el mismo, un día que me vió llorando y me dijo Dios todo lo puede! Te voy a contar algo!!! El es un guerrero Ika y TU su luz!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s