La Linda Ballesteros

Estábamos en quinto grado cuando tuvimos el anuncio de que llegaba a nuestro salón una niña nueva. Venía de otra escuela y debíamos darle la bienvenida. Por supuesto que la primera hermana que la vida me dio y yo fuimos el Comité de Recepción y no contentas con eso, la acaparamos y nos la robamos para siempre, jajajajajaj…así fue que dejamos de ser dos para convertirnos en tres inseparables amigas y por supuesto que con el paso del tiempo fuimos más que amigas, hermanas. Y es así como sin darme cuenta y sin haberlo pedido ya no sólo tenía una hermana sino que ahora tenía dos. Qué más podía pedir en la vida que dos hermanitas con las que jugar, compartir y por qué no, pelear!! Crecer con ellas fue simplemente lo máximo y no hay ni un sólo momento de la vida en que deje de agradecer a Dios por sus existencias.

La más calladita de las tres mosqueteras tiene un corazón enorme que no lo cabe en el pecho, es amante de los perros de toda raza, prueba de ellos es que le da albergue a todo el ser perruno que se lo pida y es que no ella no se podría negar nunca a darles amor porque su corazón no puede resistirse a hacer el bien a todo lo que se mueve en esta tierra.

Ella es una mujer inteligente, de gran fortaleza y una amiga incondicional. Es sin duda de esas personas que sabes que siempre está allí cuando más la necesitas.

Con la “Linda Ballesteros”, como dice el título de la canción que el compositor José De La Rosa hizo y que fue grabada por el cantante de música típica popular panameña, Dorindo Cárdenas, quien la convirtió en un éxito musical y un icono de nuestro folclore, he tenido mil aventuras!!! (y es que le digo así porque ese es su apellido paterno, así que le viene a pelo esa canción!!!, de hecho recuerdo que algún profesor de la secundaria se la cantaba cada vez que quería llamarla a que participara en la clase…jajajajaja)

Cuando teníamos quince años nos fuimos de viaje juntas a nuestro viaje mágico de quince primaveras, recuerdo que para aquellos tiempos la “Linda Ballesteros” estaba medio enamoriscada de un manzanillo por allí, así que los primeros días me tocaba pillarla con la mirada perdida y los pensamientos idos con su “amor” adolescente, pero quién no tuvo un amor a esa edad!!, si no lo tenías físicamente, lo tenías platónicamente, a todas y a todos nos gustaba alguien, algunas veces ese amor era de la vida real, sin embargo en otras ocasiones provenía de los programas de televisión o los cantantes de moda.  En fin, la adolescencia es la época de soñar y de que los suspiros salgan volando por sí solos, es parte de la esencia de la vida que debemos experimentar y debo dar Gracias a Dios de haber podido experimentar esa época tan difícil en la vida del ser humano, rodeada de estos seres de luz que Dios me puso en el camino. La verdad es que tuve mucha suerte!!!. La cuestión es que más o menos al segundo día del viaje, ya fue regresando a tierra y la pudimos pasar lo máximo!! Estuvimos con un grupo de aproximadamente ochenta quinceañeras, nuestra primera parada fue en Disney en donde estuvimos una semana visitando todos los parques temáticos, para mí, era como estar en un cuento de hadas ya que era la primera vez que iba a visitar el Mundo Mágico y vaya que me lo disfruté!!! Recuerdo que nos montamos en todas las montañas rusas habidas y por haber y disfrutamos de cada lugar al máximo!! La verdad es que la “Linda Ballesteros” fue la mejor compañía que pude tener en ese viaje porque no le decía que no a nada, estaba dispuesta para la aventura y para treparse en todos los juegos mecánicos por más altos, rápidos y a veces aterradores que pudieran parecer. Acabada esa semana, abordamos un crucero junto al resto de las chicas, el cual nos llevó a recorrer algunas islas del Caribe, la verdad es que fue una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida, siempre lo recuerdo con mucho cariño y es una de las mejores experiencias que he vivido con mi gran amiga.

No contentas con vernos a diario en la escuela, también teníamos algunas actividades extra curriculares juntas como nuestra participación en la banda del Colegio. Ambas tocábamos la lira, así que todos los miércoles después de la escuela debíamos quedarnos a practicar y luego volvíamos a hacerlo todos los sábados sin falta!! Con la banda fuimos a todos los días familiares escolares habidos y por haber en ese entonces en nuestra Ciudad, creo que fuimos a días familiares de escuelas que no sabíamos que existían, pero cada uno de ellos fue lo máximo y cómo nos divertíamos!! Una de las principales ventajas de ir a los días familiares con la banda era que no teníamos que pagar la entrada, eramos VIP y entrabamos completamente Gratis!!! Eso era lo máximo!!, sobre todo teniendo en cuenta que cuando eres estudiante tus recursos están limitados y cada centavo cuenta.

Lo días que no teníamos práctica de banda, íbamos a práctica de Tango!! Sí Señor!! estuvimos aprendiendo a bailar tango y de hecho lo hacíamos bastante bien. Estuvimos allí prácticamente hasta sexto año en donde no pudimos continuar por los compromisos con la Universidad. Pero fue otra etapa muy divertida de nuestra vida!!!

Wao!! cuántas anécdotas y buenos recuerdos!! y es que mi vida junta a la “Linda Ballesteros” siempre estuvo llena de acción y diversión. Porque ella aunque no es muy hablantina sí es de armas tomar, así que no le niega fuego a nada.

Recuerdo haber compartido con ella algunas idas y venidas a Las Tablas, para visitar entre otros a “El Rey Momo“, pero ya les había dicho que así es ella, INCONDICIONAL!!

En el último año de escuela secundaria la química y la física apretaron nuestras vidas y eso nos hizo formar un grupo de estudio para poder completar las tareas y los ejercicios que nos ponían. Como la mayoría de los integrantes del grupo vivían cerca de la “Linda Ballesteros” yo me mudaba literalmente a su casa con todo y mis muleles para poder estudiar, ella me acogía en su hogar y al día siguientes nos levantábamos tempranísimo para llegar a tiempo a la escuela. Recuerdo como ayer todas las horas que le dedicamos a esas materias y lo tarde en la noche que terminábamos la mayoría de las veces. Lo importante fue que valió la pena!! y aquí estamos, 20 años después, graduadas, profesionales y viviendo esa vida de adultos que parecía tan lejana en ese entonces.

Al graduarnos, llegó el momento de separar los rumbos, la “Linda Ballesteros” escogió estudiar Ingeniería Industrial  entró a la Universidad Tecnológica de Panamá, mientras que yo para ese entonces entré a la Universidad de Panamá a estudiar medicina, donde sólo estuve un año, tiempo suficiente para darme cuenta que eso no era lo mío y cambiar el rumbo al Derecho en donde me sentí desde el primer día como pez en el agua.

Aunque estudiamos en Universidades diferentes y conocimos nuevas amistades que nos acompañan hoy en día en nuestro caminar, nunca nos separamos, siempre nos veíamos, nos comunicábamos y estábamos pendientes la una de la otra. Yo conocí a su nuevo grupo de amigos y ella conoció al mío y así fueron pasando los años.

Pronto fuimos entrando al mercado laboral, ella consiguió un muy trabajo en una empresa dedicada a un rubro que yo todavía no entiendo muy bien…ajjajajaja…pero que tiene que ver con suplir de combustible a los barcos….recuerdo los primeros años cuando tenía días en los que ella estaba “on call” y la llamaban en la madrugada a preguntarle cosas y ella desde el celular a dar directrices….me sentía super orgullosa aunque con el sueño que yo tenía a esa hora y lo técnico del lenguaje no lograba entender muy bien qué era lo que hacía….pero definitivamente sonaba muy importante…jajajajajaj. Poco a poco fue adquiriendo más experiencia, más conocimientos y haciéndose indispensable para su empresa, lo que le ha valido para ser hoy en día una persona muy apreciada y querida por sus jefes, con los que tiene una relación laboral de más de 15 años!!!…Wao!!…ahora que lo pongo en números es un mundo de tiempo!!! Definitivamente algo muy bueno tiene que estar haciendo la “Linda Ballesteros” en ese lugar!!!

Y en ese mundo de barcos, combustibles, aceites y capitanes no podía faltar encontrar el amor de su vida, el capitán que se adueñó de su corazón, con el que se casó y con quien hoy en día tiene una hermosa familia y un hijo bello y amoroso.

La vida no ha sido color de rosa, han habido altas y bajas, hemos compartido alegrías y tristezas, salud y enfermedad, pero lo más importante de todo es que siempre hemos estado allí, para bien y para mal y hoy me siento feliz de poder compartir con el mundo a esta otra hermana que la vida me dio y con quien espero seguir compartiendo el resto de mis días.

 

 

 

 

2 comentarios sobre “La Linda Ballesteros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s