Mi ángel de la Guarda

No sé cuántos de ustedes han tenido la oportunidad de conocer a su ángel de la Guarda, pero les puedo decir que yo sí tengo la dicha de conocer al mío!! Hoy  quiero compartir con ustedes cómo lo conocí. Espero que lo disfruten!!

Hay personas que llegan a tu vida para quedarse, seres sin los cuales no podrías imaginar tu vida, son personas que llegan en el momento preciso y que no puedes recordar con exactitud cuándo fue la primera vez que se vieron o que se hablaron pero sabes que el Universo conspiró con su magia para que el momento se diera. Así me pasó con mi ángel de la guarda. No puedo recordar el momento exacto en que nos conocimos, ni en el que nos hablamos por primera vez, pero sí tengo una imagen muy vívida de un día en el que llegó a mi casa en forma de niño en su bicicleta, con una bolsita amarrada en su timón de la cual se asomaba una cabecita perruna y adorable llamada “Tootsie”. Ese día lo invité a jugar por primera vez uno de mis juegos favoritos de mesa de ese entonces, el cual simulaba el programa de televisión “Sábado Gigante” con Don Francisco. Cómo nos divertimos!! el premio mayor era, tal y como en el programa, un carro!!, que solía ser el carro de mi Tía Grettel y que aún hoy me reclama que nunca pudo llevárselo en realidad para su casa…jajajaajaj.

Mi ángel de la guarda es sencillamente una de las mejores personas que he conocido en la vida (Imagínense!! como no iba a serlo, si es un ángel!!) y es definitivamente la versión masculina de mí….somos exactamente iguales o por lo menos muy parecidos en pensamientos, formas de actuar, etc. Sin embargo, al mismo tiempo somos tan diferentes, él prefiere los alimentos saludables mientras que yo prefiero la comida de la calle (juro que trato de ser mejor cada día….pero como me cuesta!!!), él es más reservado, mientras que yo ando pregonándolo todo a los cuatro vientos y es super bueno con las finanzas mientras que yo en esa materia soy un caos total. Pero a pesar de eso somos tal para cual y ha sido mi amigo incondicional desde esa primera vez que jugamos Sábado Gigante, hace ya muchos, muchos años.

Tengo tantas y tantas anécdotas que contar de mi vida al lado de este personaje que no sé ni por dónde comenzar, entre los mil recuerdos que vienen a mi mente hay uno en particular que NUNCA, pero NUNCA podré olvidar. Un día, estando yo hospitalizada porque había tenido una primera amenaza de aborto, de aquel que nunca tuve en mis brazos pero siempre ha estado en mi corazón, me encontraba sola en el cuarto del Hospital, con mis pensamientos en otro mundo, en ese momento llegó él, como sólo los ángeles de la guarda saben hacerlo, justo en el momento preciso, me habían traído la comida, no me apetecía nada, estaba asustada, deprimida, simplemente no quería saber de nada ni de nadie. Sin embargo, él, con su infinita paciencia, llegó hasta mi cama, se sentó a mi lado y me comenzó a dar la sopa que me habían traído, cucharada por cucharada hasta que se terminó. Ese día entendí que Dios me había enviado a un ángel y no era cualquier ángel, nada más y nada menos era mi ángel de la guarda, y como tal, tiene la habilidad de siempre estar en el momento indicado, a la hora indicada y salir al rescate.

Así como esa vez, han habido mil veces que ha salido en mi auxilio y yo sólo puedo pensar que nunca tendré suficiente vida para agradecerle por TANTO!!

El ángel de la Guarda no sólo es bueno con las finanzas, en donde se desarrolla como profesional exitoso, sino que también tiene dotes de excelente coordinador de bodas y como tal ha participado en un número bastante considerable de las bodas que me ha tocado hacer en mi faceta de “Wedding planner”, de la que todavía no les he contado, pero que muy pronto lo haré!!, y cómo no lo van a amar las novias si tiene el don de transmitirles paz y de resolver en cuestión de segundos. En ese mundo de las bodas nos ha tocado de todo, desde las novias más dulces hasta las más terribles “bridezillas”, sin embargo, de cada una hemos salido siempre victoriosos. Trato de no abusar de su confianza y sólo llamarlo en estos menesteres cuando realmente es super necesario y en más de dos o tres ocasiones (seguramente si las contamos serán más de 100…pero quién lleva la cuenta?….jajajajaja) ha desviado su camino y cambiado sus planes para salir al rescate.

Aprovechando que tengo la dicha de contar con mi ángel de la Guarda, en vivo y a todo color, cosa que no muchos tiene el privilegio de experimentar, lo nombramos, El Guerrero y yo, padrino de nuestro hijo JD. Teniendo la seguridad de que en caso de que nosotros faltemos, no habrá nadie que con quien pueda estar mejor, ni que le dará más amor y cuidados que él. Así que ahora no sólo tengo la gran alegría de conocer a mi ángel de la guarda, que sea mi mejor amigo y hermano, sino que también es mi compadre!!!!.

Creo que no les he contado que fuimos compañeros de escuela, vecinos de la misma barriada, allá en mi Tangamandapio querido, y estuvimos en la banda del colegio junto a la “Linda Ballesteros”  recorriendo todos los días familiares habidos y por haber, así como los desfiles de fiestas patrias en donde nos cayó más de un aguacero de Padre y Señor Nuestro. Sin embargo, la lluvia de esos tiempos no nos hizo claudicar de nuestro gusto por la banda, así como tampoco los ires y venires de la vida han logrado claudicar con nuestra amistad; siempre hemos estado allí con paso firme y seguro, por más fuertes que hayan soplado los vientos.

Con él se te pasa el tiempo en un segundo porque es un buen conversador, atento y divertido, te mueres de la risa con sus ocurrencias y si vas al cine con este ser a ver una película cómica es tener la seguridad que vas a salir con un buen dolor de barriga de lo mucho que te vas a reír. Eso sin contar que es un “fregador de paciencia” nato y que siempre acaba echándose al bolsillo a todo el que conoce, creo que por eso tiene tanto éxito en sus negocios.

Al igual que yo, él fue criado por su abuelita, ya que sus padres ambos trabajaban arduamente para mantener el hogar, creo que eso influyó mucho en nuestra forma de ser y es uno de los motivos por los cuales somos tan similares en varias cosas. Cuando a ellas les tocó partir, cada una en su momento,  nos tuvimos el uno al otro para estar allí y compartir juntos el dolor de sus partidas. Ellas eran nuestras segundas madres y tuvieron gran influencia en nosotros. Recordar los momentos que compartimos con ellas es siempre un privilegio en nuestras vidas.

Mi ángel de la Guarda, no le basta con estar siempre cuidándome la espalda y saliendo al rescate en los momentos en que menos se lo espera, sino que también le queda tiempo  para hacer el bien a los demás, ya sean seres humanos o de cuatro patas, pero aquí entre nos, les puedo decir que creo que le gustan más los de cuatro patas que los humanos….jajajajajaj….desde siempre, desde mi primer recuerdo, él ha tenido un compañero perruno en su vida y su amor por estos animalitos en tan grande que ya perdí la cuenta de la cantidad de almas que ha logrado rescatar durante su caminar por este mundo. Y es que mi ángel de la Guarda no puede contenerse ante el sufrimiento ajeno y aunque a veces, es medio gruñón, (ah sí!! qué se pensaban?? que todo era una castañuela y pura risa?? pues no, también tiene su lado “amargued”, que seguramente adquirió después de tantos años aquí en la tierra….jajajajaj), su bondad y su alma noble siempre salen a flote y por más que quiera disgustarse, siempre termina ayudando a todo el que lo necesita.

Y así transcurre mi vida, entre risas y llantos, entre triunfos y fracasos, pero teniendo la certeza de que cuento en mi vida con los mejores amigos, hermanos, familia y hasta ángeles que Dios me ha querido regalar. No tengo ni una sola queja a la vida, lo contrario, mucho que agradecer y cada vez que puedo compartir con ustedes uno de los personajes que rodean mi vida, me siento aún más afortunada!!  Feliz fin de semana para todos!!

 

 

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Mi ángel de la Guarda

  1. ¡Qué hermoso lo que nos has narrado, Ilka! yo pienso que además de tu ángel de la guarda, esa personita es tu alma gemela….si, dicen que todos tenemos un alma gemela….puede ser, bueno, yo al menos no he encontrado la mía aún. Pero creo que tú si. Te invito cordialmente a visitar mi blog de poesía en verso y prosa, titulado “Siembra de amor”….nada más tendrías que hacerle clic a mi nombre y te llevará directo hacia mis versos si gustas. Un saludo en la distancia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s