Martita y Ricky

No sé si les he contado pero cuando nací, fui la primera hija de mis padres, la primera nieta de mis abuelos maternos, la primera sobrina, la primera sobrina-nieta y así sucesivamente, lo cual significó una sola cosa: CONSENTIMIENTO TOTAL!!! y pues así!!, era la única niña de mi familia materna, la persona más joven antes de mi podría tener unos 17 años, lo que significa que literalmente esta niña era toda una novedad en la familia y debo confesar que me encantaba serlo!!, recuerdo que varias veces me preguntaron mis tios que si quería un hermanito o hermanita y yo siempre respondía que NO!!…jajajajaja….tal vez sería por la presencia de la primera hermana que la vida me dio  o tal vez porque la vida fue tan buena que luego me regaló otra hermana más, La Linda Ballesteros, y yo no veía la necesidad de tener a otra personita que me quitara la atención de todos los adultos que me rodeaban.

Posteriormente nacieron algunos primos, con los que me llevo 1 y 2 años de por medio, pero ninguno estaba en la misma Ciudad que yo, así que seguía siendo la única niña entre todos los adultos. Por supuesto, que eso trajo sus consecuencias a la larga porque mis amgi@s siempre han dicho que soy una joven metida en el cuerpo de una “Doña”…jajajaj…..y pues sí, maduré rápido, no tuve aquella adolescencia complicada, ni tampoco me dio por ponerme el cabello de colores, ni me escapé de casa, ni tomé bebidas alcohólicas, ni fumé cigarrillos, porque después de todo lo que escuchas en las conversaciones de los adultos, quedas CURADO DE ESPANTO!! y muy por el contrario de lo que pensaba el 90% de los jóvenes que me rodeaban, a mí todas esas cosas me parecían una tontería al cuadrado y una pérdida de tiempo al cubo. (ya ven! mentalidad de “Doña” desde jovencita…jajajajaja).

Sin embargo, esa “madurez” tempranera, nunca fue tal y cuando me llegó la hora del Primer Amor, me volví “Bruta, ciega, sordomuda” como dice la canción y no hubo poder humano que me hiciera entrar en razón hasta que por supuesto me estrellé de forma abrupta y caí sin paracaídas desde lo más alto. Pero bueno, ” de todo hay en la viña del Señor” y lo importante es saber levantarse y seguir hacia adelante.

Siendo así las cosas y estando yo feliz en mi “estatus quo” de la niña consentida de la casa, de la familia, de las tías, etc. llegó al mundo mi querida “Martita”, apareció cuando yo tenía 8 años y recuerdo perfectamente bien que incluso quiso venir al mundo el día de mi cumpleaños y yo sólo rezaba para que no se le ocurriera nacer ese día!! Diosito que es bueno y siempre me ha escuchado, demoró un poquito más su nacimiento y así Martita llegó al mundo dos días después que yo, es decir un 4 de septiembre.

Desde que la vi, fue amor a primera vista, la AMÉ!! como nunca pensé que podía a amar a ningún bebé en el mundo y me encantaba poder jugar con ella. Era como tener una muñeca de tamaño real!!! Ella vino a alegrar mis días y a hacerme entender que tener un bebé cerca sólo traía una sola cosa: FELICIDAD ABSOLUTA!!!

Dos años después de su llegada, nació su hermanito, “Ricky”! y qué les puedo decir, mi corazón se creció aún más y supe entonces que tenía suficiente amor para repartirlo entre ambos!!

Poco a poco fueron creciendo y dejaron de ser unos tiernos bebés para convertirse en unos niñitos que andaban por todos lados, para ese entonces mi mamá me había regalado una colección completa de cuentos tradicionales: “el patito feo”, “la cenicienta”, “blanca nieves” que ya le había leído a Martita varias veces y que luego ella misma cogía y me repetía las historias mirando los dibujos que había en cada página. Les diré que los libros estaban intactos a pesar de que ya iban por su segunda generación hasta que pasaron por las manos de Ricky que luego de escuchar los cuentos se daba a la tarea de arrancarles las figuras que tenían en la portada. Y pues sí, teníamos al “demonio de tazmania” en persona y yo muy por el contrario de enojarme con él, siempre encontraba una buena excusa para justificarlo.

Cuando Martita y Ricky iban a mi casa, era como un DÍA DE FIESTA!!, ADORABA que se quedaran en mi casa porque podíamos inventar mil y una fantasía, desde un teatro de títeres hasta una aventura de piratas. Compartía mis muñecas con Martita mientras que Ricky siempre tenía sus soldaditos o cualquier otra cosa que incluía al juego; así pasábamos de una tarde de BBQ con las Barbies a una misión secreta con G.I.J.O.E.

No faltaron las tardes de verano en el Parque de Diversiones del Dorado (uff! qué tiempos aquellos!) y la vez en que entré con ellos llevando a Ricky de la mano. Muy segura estaba de que el “chiquillo de Porra” estaba conmigo cuando de pronto escucho junto a mi unos grititos: “MAMÁ, MAMÁ!!” y cuando volteo a ver era un niñito totalmente diferente que hasta el sol de hoy no sé cómo fue que llegó a mi mano. jajajajajajja….mientras que a lo lejos estaba Ricky muerto de la risa y llegando a la fila de su juego mecánico favorito.

Y qué les puedo decir de ser la culpable de que ambos conozcan a Nando Boom, Ness y los Sensacionales, Renato, La Tanda del Bus, Los cuentos de la cripta y todo su combo!!, sin mencionar las llamadas a la radio para mandarnos saludos, mientras nos moríamos de la risa.

Cada fin de semana había una nueva aventura y verlos crecer y convertirse en los seres humanos maravillosos que son hoy en día me hace sentir muy orgullosa de ambos porque me siento parte de su vida y sé que, de alguna manera, puse aunque sea un granito de arena en ese contenido que cargan hoy en sus mochilas y que eventualmente sacan para enfrentar al mundo.

Hoy en día ya son un hombre y una mujer, hechos y derechos, cada uno con sus vidas, sus gustos, sus trabajos y los quehaceres propios de la cotidianidad, sin embargo, sé que muy dentro de ellos siempre estarán esas tardes de juegos divertidas, esos disfraces locos y las mil aventuras que vivimos; así como que en mi corazón, no importa lo grandes y viejos que estén, toda la vida serán mi “Martita” y mi “Ricky”.

El  haber tenido la oportunidad de compartir con ellos desde sus primeros recuerdos, pasando por cada etapa de sus vidas hasta llegar a nuestros días ha sido parte de lo que ha hecho que este Camino llamado VIDA haya valido la pena una y mil veces!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s