TE EXTRAÑO

Hoy es un día de aquellos….que cómo así?…pues así!…de esos días en que te sientes BLAH!, en los que nada tiene la sazón que debe tener. Probablemente esta cuarentena y estar encerrada me hacen mal, hay días en que me siento melancólica, más de lo normal, otros días estoy feliz, llena de energía, lista para comerme el mundo. En fin, esto es una montaña rusa de emociones y ansiedades porque nunca sabes cómo te vas a sentir al día siguiente, es por eso que es mejor vivir el aquí y el ahora, sólo disfrutar el presente sin pensar en lo que va a pasar mañana.

El mundo está lleno de incertidumbre en estos momentos, en cualquier esquina puedes encontrarte con el amigo COVID-19 y el encuentro puede resultar mortal; por otro lado está la necesidad, la carencia, el hambre, tocando a las puertas de muchos y ésto también puede ser mortal. Qué difícil esta encrucijada en que nos encontramos.

Hace cuánto tiempo no le doy un beso, un abrazo a mi madre? Ya perdí la cuenta!, es muy difícil lidiar con este sentimiento de impotencia. Al mismo tiempo sé que debo ser agradecida, estoy viva, estoy sana, tengo a mi familia conmigo, mi hijo sonríe a diario y tengo comida que poner en mi mesa, además de un techo que me cubre y me cobija de la intemperie. Y no quiero que me malentiendan, agradezco cada día desde que abro los ojos y me doy cuenta que he sido bendecida con una nueva oportunidad de vivir y agradezco cada noche por haber tenido la oportunidad de existir un día más.

Sin embargo, hay algo dentro de mi que de repente me consume, no sé cómo explicarlo, es como una ola que me invade y me pongo a pensar en todo, en tantas cosas al mismos tiempo y no sé cómo dejar de sentir esa tristeza que me invade por momentos. Y es entonces cuando me susurra al oído la musa inspiradora y aquel sentimiento me hace escribir, crear y por un segundo me olvido de todo y sólo dejo que mis dedos escriban las palabras en el orden que quieran porque es el momento en que me siento libre, no tengo el control, sólo fluye:

Si estuvieras aquí conmigo en este momento,

si te escuchara reír,

si pudiera verme reflejada en tus dulces ojos

sería más fácil vivir.

Si supieras lo mucho que te extraño,

lo tanto que me duele que no puedas estar aquí

y que daría lo impensable por tenerte un minuto junto a mí.

La vida nos puso en caminos diferentes

y me pregunto si alguna vez piensas en mi

o si alguna vez me amaste como yo te amo a ti.

Pensarte me duele porque imagino todo lo que nunca fui,

cierro los ojos para tratar de tenerte junto a mi

y en tan solo esos segundos siento que soy inmensamente feliz.

Luego despierto y me doy cuenta que no estás aquí

y mi alma vuelve a añorarte y a querer volver a tenerte junto a mi.

Maldigo la hora en que no fuiste para mi

pero bendigo tu existencia y te deseo lo mejor, aunque no estés aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s